ChildFund México 40 años transformando vidas

Noticias

Conoce Xonalpu, uno de los centros de atención de ChildFund México en la Sierra Norte de Puebla

11 de September, 2012

Entre cerros, ríos, café y machetes, ChildFund México- a través de Niños Totonacos A.C.- trabaja con 2,976 niños de los municipios de Huhuetla y Caxhuacan, en el Estado de Puebla, de los cuales 1,215 se atienden desde la oficina en Xonalpu, vocablo totonaco que significa “pagua amarga” (fruta que se da por el mes de julio).

Se trata de una región en la que predomina el grupo étnico totonaco y que registra un índice de marginación de 1.815, que es considerado como muy alto. Es común ver a las mujeres vestidas con blusas blancas y adornos florales, con collares de colores, falda blanca y fajas rojas; los hombres visten camisas y calzón de manta, huaraches de correa, sombrero de palma y machete. Aquí, los niños caminan en muchas ocasiones sobre senderos de terracería para llegar a la escuela y ayudan a sus padres en la recolección de leña y en el acarreo de agua para cocinar sus alimentos.

En el Centro de Joven a Joven Xonalpu, se atienden a niños de las comunidades: Xonalpu, 5 de mayo, Kuwikchuchut, Putlunichuchut y Francisco I. Madero. Es ahí a donde los niños afiliados a ChildFund México asisten para recibir y responder la correspondencia de sus padrinos y para participar en alguno de los programas; cabe señalar que hay otras actividades que se realizan al interior de las mismas comunidades. En el Centro de Joven a Joven Xonalpu, los niños tienen acceso a computadoras y pueden conseguir artículos de papelería prácticamente al costo (la ganancia es mínima y es para el mantenimiento de la oficina).

Carta a Estados Unidos

Esa tarde, después de la escuela, llegó Miguel Ángel a la oficina. Él, Miguel, está a punto de cumplir 14 años y es estudiante de secundaria. Es un niño muy listo, se nota en su carta que redactó en pocos minutos y con muy buena ortografía. Miguel escribe a su madrina en Estados Unidos, le cuenta cómo le va en la escuela y le hace saber que sería muy feliz si recibiera una carta de ella. El caso de Miguel es atípico, la realidad es que la gran mayoría de niños de la región tienen dificultades para escribir.
Como Miguel, los niños afiliados a ChildFund México tienen la posibilidad de adquirir nuevas herramientas para procurarse una mejor calidad de vida y ser -al mismo tiempo- motores de cambio en su comunidad y en sus familias a través de los programas en los que participan. Todo esto es posible gracias al apoyo de los padrinos. Tú puedes cambiarle la vida a un niño.

< Regresar

Más noticias:
-